Una de las misiones de la educación secundaria (básica, fundamental y obligatoria) es la de proveer a los alumnos las herramientas para poder insertarse en la vida social y laboral, apenas egresan.

Teniendo en cuenta que las disciplinas relacionadas con el marketing online, por ejemplo la Analítica, Search Engine Marketing, Search Engine Optimization, Social Media Management, entre otros, avanzan diariamente y a velocidades astronómicas, termina habiendo un gap constante entre las posibilidades que ofrecen estas disciplinas y tecnologías, y la cantidad de profesionales idóneos en el mercado que las pueden aprovechar.

Además, la oportunidad es enorme, Internet es parte de la realidad virtual y está desde los ’90, siendo construida. Cada semana millones de nuevas personas se siguen sumando a Internet.

En este sentido, me pregunto: ¿Podríamos disminuir el desempleo de acá a 5 años, haciendo obligatorio en las escuelas aprender programación, marketing online, y disciplinas relacionadas? Teniendo en cuenta, que hoy por hoy es quizás más importante saber cómo difundir una idea a través de Internet, que saber de memoria la tabla del 5.

Sería importante identificar el perfil de cada joven para que pueda profundizar sus conocimientos en el área que más se adecue a sus deseos y su identidad vocacional.

Las disciplinas relacionadas a la computación forman parte de la aldea global, en esta línea, por ejemplo, un equipo de 5 jóvenes de 19 años del Chaco, podrían ofrecerle su know how a empresas de Irlanda.

¿Por qué no?

Proveer servicio de web hosting debe ser una de las actividades en las que menos nos encontramos con el reconocimiento del otro. A no ser, que identifiquemos al reconocimiento en el silencio del otro.


En primer lugar, la mayoría de la gente no sabe qué es el hosting ni para qué sirve:

Cada tanto, aparecen clientes nuevos en la realidad de Internet que no logran comprender por qué deberían pagar para que su sitio funcione año a año. Encontrarse en estas conversaciones es fantástico porque te llevan al casillero #1 y te hacen reflexionar sobre los orígenes, qué es lo que hacemos, y por qué lo hacemos.

En segundo lugar,  el trabajo es duro, complicado, e invisible:

Escribís una dirección web y aparece su página web. Algo tan simple implica semanas de instalaciones, configuraciones, aprendizajes y mejora continua.

Levantar un servidor profesionalmente para producción es una tarea que puede demorar minutos o algunas horas pero implican al menos 5 años de estudios y práctica y de más de una persona. Además, sin mencionar que un servidor no es sólo hardware sino también un sistema operativo y cientos de servicios, que son más de los que una sola persona puede comprender como funcionan en su totalidad.

Y además, la conectividad en Internet, las relaciones con otras redes (administración de blacklists, llegada a otros proveedores) y mucho más.

Todo esto no se ve, no se toca, y no se escucha. Y si lo comunicás, es aburrido (eso señala Analytics).

En tercer lugar, porque este trabajo se debe mantener las 24 horas, los 365 días del año:

No existen las horas de sueño, los feriados ni los fines de semanas, los servicios siempre tienen que estar funcionando. Y si algo no funciona, debe ser recuperado rápidamente. Por eso el equipo tiene que ser rotativo, porque hay que hacer mantenimiento y estar de guardia, siempre.

Y por último, si todo funciona, nadie te va a felicitar ni a agradecer porque “es lo que corresponde, que funcione”. De hecho, en la mayoría de los servidores tenemos un uptime del 99.999% y todos dicen nada, pero en 2 minutos de reboot para realizar actualizaciones de seguridad en distintos servicios del servidor, te pueden llover reclamos. Exigencia en su máxima expresión :)

Podemos pensar que el reconocimiento aparece en forma de dinero, pero encuentro más romántico pensar que también puede aparecer en ideas más abstractas y menos cosificadas.

En consecuencia, con los años uno aprende que el reconocimiento aparece a través del silencio: Es decir, en cada cliente que se mantiene (retention rate) y que no se queja, porque eso significa, que puede ocuparse de sus proyectos sin saber que el hosting existe: ahí, en el silencio, es cuando te das cuenta que con tu equipo, están haciendo las cosas bien.

 

En Argentina, durante el primer año de la universidad, el 58% de los alumnos cambian o abandonan la carrera. Y además, por cada 100 ingresantes, sólo se gradúan 27. Los números señalan también que la performance vocacional se encuentra por debajo de países vecinos como Brasil o Chile (fuente).

11540838_881766998561756_5143723371343554742_n

 

Por eso, junto a Estefanía y Mariano, dos ex compañeros de la universidad y actuales colegas, creamos Dewis Orientación Vocacional.
Si logramos incidir aunque sea un poco en esas estadísticas, habremos podido cumplir una muy noble tarea: ayudar a que los jóvenes elijan correctamente su carrera y su futuro. Gracias a nuestro acompañamiento, los alumnos evitarán cantidades de horas perdidas y enormes frustraciones, mientras que sus padres, ahorrarán muchísimo dinero en cuotas de universidades que no llevan a ningún lado.
Claramente, el mundo de la orientación vocacional no es un mercado virgen, pero sí en el que las propuestas son de mala calidad, tanto en el espacio público como privado, a los números nos remitimos.
Por eso, creemos que hay una oportunidad notable, y gracias a la escucha personalizada de nuestro equipo, junto a los mejores tests y juegos psicológicos, elegidos especialmente para cada caso particular, esperamos poder ayudar a miles de jóvenes en algo tan importante como es elegir el futuro de su carrera profesional.
Podés ir mirando nuestro sitio webfacebook.

La vida de quien emigra no es nada fácil, y más aún si se trata de un africano, dado que miles de ellos mueren cada año al intentar lograr un mejor porvenir en Europa.

La abolición de la esclavitud en las colonias francesas en 1848, François-Auguste Biard, Palacio de Versalles, París, Francia

“La abolición de la esclavitud en las colonias francesas en 1848″, François-Auguste Biard, Palacio de Versalles, París, Francia. // ¿Really?

París. Torre Eiffel. 1 AM de algún día de Mayo. Mientras los turistas nos quedamos fascinados por el espectáculo de luces de la Torre Eiffel, grupos de simpáticos senegaleses y ghaneses se acercan a intentar vender souvenirs por 1 euro. Consiguen muy pocas ventas, sin embargo, son insistentes. Realmente quieren y necesitan vender para poder comer, por eso hablan francés, inglés y algunas palabras de español (si, los africanos hablan más idiomas que los franceses :) ).

Minutos más tarde, llega la policía y bajan del patrullero, los vendedores transforman sus caras; cortan las conversaciones, agarran sus cosas y empiezan a correr desesperadamente hacia distintas direcciones. Corren, literalmente, por su libertad. La gente observa el espectáculo y se ríe. ¿De qué se ríen? me pregunto.

Por suerte, esta vez la policía no capturó a ninguno, pero si lo hicieran, les incautan toda la mercadería y puede que los deporten nuevamente hacia sus países. Entendemos que es ilegal la venta de productos en las calles en Francia, pero de allí a deportar a personas que tienen deseo de trabajar, y sabiendo las dificultades que poseen en sus países, creo que es de un nivel de sadismo de quinto mundo.

Francia, que es uno de los países más colonialistas de la historia, que más esclavitud y pobreza ha generado en todo el mundo, que más países ha invadido, y que más africanos ha matado, torturado y a quienes les ha saqueado y estafado obras históricas y de arte (ejemplo el Obelisco de Luxor que se ve en la Plaza de la Concordia), se da el lujo de tener una política migratoria de característica fascista y poco humanitaria contra los países que más riqueza le han generado, producto de la opresión y el sometimiento durante siglos y siglos.

Sorprendente, ¿no?

Para despejar dudas y dimensionar la desfachatez, éstos son algunos de los países y regiones que fueron o siguen siendo colonias Francesas. Parece que los franceses, al invadir tienen una política pero para recibir extranjeros, otra bastante diferente:

  1. Argelia francesa
  2. Madagascar francés
  3. Protectorado francés de Marruecos
  4. Túnez
  5. Somalia francesa
  6. Reunión (sigue perteneciendo)
  7. Seychelles
  8. Mauricio
  9. Comoras
  10. Mayotte (sigue perteneciendo)
  11. Togolandia francesa
  12. Camerún francés
  13. Kerguelen (sigue perteneciendo)
  14. Isla San Pablo (sigue perteneciendo)
  15. Isla Ámsterdam (sigue perteneciendo)
  16. Islas Crozet (sigue perteneciendo)
  17. Bassas da India (sigue perteneciendo)
  18. Isla Europa (sigue perteneciendo)
  19. Isla Juan de Nova (sigue perteneciendo)
  20. Islas Gloriosas (sigue perteneciendo)
  21. Tromelin (sigue perteneciendo)
  22. Dominios franceses de Santa Elena (sigue perteneciendo)
  23. África Occidental Francesa compuesta por
  24. Mauritania
  25. Senegal
  26. Guinea
  27. Costa de Marfil
  28. Níger
  29. Alto Volta Francés
  30. Dahomey
  31. Malí
  32. África Ecuatorial Francesa compuesta por
  33. Gabón
  34. Moyen-Congo
  35. Ubangui-Chari
  36. Chad
  37. Mandato Francés de Siria
  38. Mandato Francés del Líbano
  39. Indochina Francesa integrada por
  40. Guangzhouwan
  41. Cochinchina (colonia bajo administración directa)
  42. Tonkín (protectorado)
  43. Annam (protectorado)
  44. Laos (protectorado) y
  45. Camboya (protectorado)
  46. India francesa
  47. Pondicherry
  48. Enclaves de China
  49. Concesión Francesa en Tiajín
  50. Concesión Francesa de Shanghái
  51. Guangzhouwan (parte de la Indochina Francesa)
  52. Dominica
  53. Santa Lucía
  54. Granada
  55. Haití
  56. República Dominicana (1795-1809)
  57. Martinica (sigue perteneciendo)
  58. Guadalupe (sigue perteneciendo)
  59. San Bartolomé (sigue perteneciendo)
  60. San Martín (sigue perteneciendo)
  61. Guayana Francesa (sigue perteneciendo)
  62. Nueva Francia
  63. Luisiana
  64. San Pedro y Miguelón (sigue perteneciendo)
  65. Nueva Caledonia (sigue perteneciendo)
  66. Polinesia Francesa (sigue perteneciendo)
  67. Wallis y Futuna (sigue perteneciendo)
  68. Isla Clipperton (sigue perteneciendo)

En mi siguiente conversación con estos jóvenes africanos, les recomendé que se vinieran a Argentina, que a diferencia de Francia, nos construimos gracias a una política inmigratoria abierta, en donde si alguien tiene deseo de trabajar, y se esfuerza, seguro encontrará su espacio.

Por último, acá podrán ver un video que muestra las dificultades de trabajar en la calle, para poder ponerle ojos a toda la publicación.

Por un lado, los africanos fueron utilizados como mano de obra esclava, sus obras de arte fueron llevadas para ser exhibidas en museos franceses (que facturan por ello), pero por otro lado, cuando intentan vender souvenirs de 1 euro para ganarse el pan, son detenidos y expulsados del país. La dialéctica del amo y el esclavo en su máxima expresión.

En conclusión, mientras en Latinoamérica solemos creernos el cuento de que Europa y EEUU son “los mejores lugares para vivir”, realmente, no creo que esto sea igual para todas las personas. Al menos, no en Francia, donde el lema de “Libertad, igualdad, fraternidad” quizás señala más lo que les falta, que lo que tienen.

Me cuesta creer que viviendo en un país que produce alimentos para 400 millones de personas, los supermercados y verdulerías tengan tan mala calidad de frutas y verduras (golpeadas, inmaduras, sucias).

En Londres, por ejemplo, todos los comercios que venden alimentos, son analizados por el gobierno y tienen que exhibir el “Food Hygiene Rating“.

Creo que sería una gran idea que todas las verdulerías y comercios que vendan frutas y verduras tengan que estar calificados para sólo poder vender alimentos de calidad, teniendo en cuenta, que somos un país premium en el nivel de gastronomía, y esta categoría, debería estar al alcance de todos.

 

 

IMG_20150525_143042