Un A/B testing para los que piden limosna

Los que nos dedicamos a ayudar a las pymes a que puedan vender más en Internet utilizamos un recurso llamado A/B Testing. Básicamente consiste en probar distintas variaciones en sitios web y anuncios, enviarle tráfico a ambos y ver cuál obtiene mejores resultados.

¿Se podría ayudar a quienes piden limosna a mejorar sus presentaciones y discursos (pitches) para que puedan conseguir más limosna en el mismo tiempo?

Hasta el color de un botón puede hacer que tu sitio web consiga más o menos ventas.

Hace unos días tomé el Tren Mitre en Retiro, puntualmente el que va hacia Tigre, en un viaje que duró 40 minutos. En 40 minutos, pasaron 8 personas pidiendo plata. 1 cada 5 minutos, en promedio.

Hice un ranking de los que más recaudadores lograron, por obvias razones no puedo saber cuánto consiguieron en cash total, ni en cada vagón, pero sí al menos la cantidad de “contribuyentes” que aportaron limosna en 1 vagón.

Luego del ranking, analizo someramente los pitches y sugiero una propuesta, algo similar a que quienes piden limosna, puedan saber qué variaciones hacer en sus “pitches” para conseguir más $$$.

8º puesto

Vendedor de carilinas (pañuelos descartables): Pasó por el vagón, dejó carilinas sobre los pasajeros que se lo permitían, luego los retiró: No vendió ni 1.

Recaudó: No
Contó historia: No
Discurso empático: No
Historia triste: No
Divertido: No

7º puesto

Una persona, en tono monocorde y acelerado, y sin conexión visual con los pasajeros, señalaba ser adicto, que estaba en una granja de recuperación, que no recibían fondos “de gobierno ni de partidos políticos” y que se auto-sostenían haciendo facturas que vendía en el tren: No vendió nada.

Recaudó: No
Contó historia: Si
Discurso empático: No
Historia triste: Si
Divertido: No

6º puesto

Vendedor de gomitas frutales, comentó que eran “más baratas que en el kiosco y supermercado, a sólo $10 la caja”: No vendió nada.

Recaudó: No
Contó historia: No
Discurso empático: No
Historia triste: No
Divertido: No

5º puesto

Paciente de HIV que tiene 3 hijos y no le alcanza para darle de comer a su familia, su tono de voz era bastante melancólico, logró que muchos lo miraran entonces mostraba las cajas de las medicaciones: le dieron 2 personas.

Recaudó: Si
Contó historia: Si (sostenida por lo visual)
Discurso empático: No
Historia triste: Si
Divertido: No

4º puesto

Cantante cordobés que reproducía sus propias canciones: logró algunos colaboradores, pero no demasiados. Estuvo aprox 7-8 minutos cantando en el mismo lugar, bastante tiempo.

Recaudó: Si
Contó historia: No
Discurso empático: Si
Historia triste: No
Divertido: Si

3º puesto

Anciano con ropa destrozada, barba crecida, estaba sucio y emanaba olor, decía que no le alcanzaba para comer y tenía mucho hambre, lo repetía mientras caminaba casi arrastrándo sus piernas, agarrándose de los caños para sostenerse del tren, cuando le daban monedas, las guardaba en una bolsa: Consiguió más de 5 colaboradores que le daban monedas.

Recaudó: Si
Contó historia: Si (sostenida por lo visual)
Historia empática: Si
Historia triste: Si
Divertido: No

2º puesto

Una santiagueña (según decía) que cantaba con su guitarra criolla, era ciega. Logró muchos colaboradores. Tocaba aprox 45 segundos aproximadamente al lado de una puerta y luego avanzaba hacia la siguiente, su estrategia era ser vista, moverse rápido y cantar canciones autóctonas.

Recaudó: Si
Contó historia: Si
Historia empática: Si (sostenida por lo visual)
Historia triste: Si
Divertida: Si

1º puesto

Un señor con su hijo en silla de ruedas, decía “acá está, este es mi hijo, hace 2 años le quisieron robar, no le sacaron nada, pero le pegaron dos tiros en la espalda y me lo dejaron paralítico, para operarlo necesito juntar mucho dinero. Pueden creerme, el está acá, conmigo, lo pueden ver, esto le podría haber pasado a cualquiera de ustedes, pero le pasó a mi hijo, les pido que me ayuden.” Este fue el que por lejos más colaboradores consiguió.

Recaudó: Si
Contó historia: Si
Historia empática: Si (sostenida por lo visual)
Historia triste: Si
Divertida: No

Algunos comentarios:

Google inventó un ranking que pondera cientos de factores para ordenar sitios web en sus resultados de búsqueda. ¿Y si pensamos una matriz similar para determinar las probabilidades de que una persona logre $$ al pedir limosna?

Este “ranking”, si se quiere, y sin entrar en un análisis profundo ni pormenorizado nos hace pensar que la simple venta de productos que no acompañan a una historia de fondo, no generan limosnas (puesto 8 y 6). El producto sólo, no vende, porque no hay necesidad de adquisición, ni genera deseo.

En este “algoritmo” podemos ponderar a la higiene, que tiene un mayor peso por más que exista una historia y sea triste (puesto 7).

Si pareciera también, que con sólo contar una historia triste no es suficiente, también era fundamental que pudieran apelar a la empatía, a que el otro pudiera ponerse en el lugar de uno, a generar confianza y sintonía entre lo que se contaba discursivamente, y lo que se observaba visualmente. Asimismo, poder apoyar visualmente la historia que se contaba, generaba más colaboraciones.

Por otro lado, las historias divertidas que fueron sólo 2, rankearon #2 y #4, es mucho más probable que una historia divertida genere más limosnas que una triste.

La idea

Esta publicación tiene como intención concientizar sobre el flagelo de la pobreza que tenemos como sociedad, la falta de preparación para poder salir de ella, y por eso se me ocurrió la idea que propongo a continuación: Sería interesante que se hicieran estudios serios y profundos sobre qué tipo de presentaciones (abarcando el discurso, la historia, la vestimenta, lo que se muestra, etc) son las que generan mayor cantidad de limosnas.

Inclusive por ejemplo, hacer pruebas de personas que suban al tren y lean algunos párrafos de Borges, que hagan un show, otro que explique cómo cambiar el cuerito de una canilla que gotea, otros que te digan como arreglar una mancha de humedad en la pared, otro sobre cada cuántos km tenés que hacerle el service al auto, en definitiva, personas que suban y agreguen valor, que sumen, quizás todos estaríamos más identificados, más empáticos, y más predispuestos a dar algo por esa información valiosa. Habría que probar y evaluar cuáles  les funcionan mejor.

¿Por qué no hacerlos monotributistas? ¿Por qué no grabarlos cuando piden limosna e ir puliendo la presentación? ¿Por qué no enseñarles teatro? ¿Por qué no aprender nuevas palabras en su vocabulario? ¿Por qué no subir sus videos a Youtube y recaudar con alguna herramienta de donación online?

Sin ir más lejos, lo que estoy proponiendo es un A/B Testing. El mismo que se hace con distintas variaciones de un anuncio, de un sitio web, o de una comunicación por email para poder conseguir más clientes, probarlo para las personas que piden limosna para que puedan conseguir más $$$, generando valor.

Podrían recibir capacitación de alguna ONG o gobierno para aprender a hacer presentaciones más efectivas si quieren vender, o transmitir una idea, o transmitir consejos valiosos.

En resumen, creo que es importante poder capacitar en sus pitches a las personas que piden limosna para que puedan lograr más en lo que hacen, y además utilizar esos nuevos conocimientos para poder ir comenzando a dedicarse a trabajos o tareas que puedan aportar más valor a la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *