Un A/B testing para los que piden limosna

Los que nos dedicamos a ayudar a las pymes a que puedan vender más en Internet utilizamos un recurso llamado A/B Testing. Básicamente consiste en probar distintas variaciones en sitios web y anuncios, enviarle tráfico a ambos y ver cuál obtiene mejores resultados.

¿Se podría ayudar a quienes piden limosna a mejorar sus presentaciones y discursos (pitches) para que puedan conseguir más limosna en el mismo tiempo?

Hasta el color de un botón puede hacer que tu sitio web consiga más o menos ventas.

Hace unos días tomé el Tren Mitre en Retiro, puntualmente el que va hacia Tigre, en un viaje que duró 40 minutos. En 40 minutos, pasaron 8 personas pidiendo plata. 1 cada 5 minutos, en promedio.

Hice un ranking de los que más recaudadores lograron, por obvias razones no puedo saber cuánto consiguieron en cash total, ni en cada vagón, pero sí al menos la cantidad de “contribuyentes” que aportaron limosna en 1 vagón.

Continúa leyendo Un A/B testing para los que piden limosna

WhatsApp puede identificar tu humor reciente

Screenshot_20160202-095716-2 Hoy abrí WhatsApp para responder a un mensaje y utilicé el emoticon del pulgar hacia arriba 👍.

Entonces me di cuenta que ayer había tenido un no-tan-buen día por los últimos símbolos que había utilizado en distintas comunicaciones.

Creo que se debería poder aprovechar el historial de íconos de WhatsApp para identificar el estado reciente de emociones y sensaciones del titular de la cuenta. No sé muy bien cómo podría utilizarse, por ejemplo, a fines publicitarios puede ser un valor agregado para conocer el estado del usuario o para mejorar la experiencia de comunicación entre usuarios para que el interlocutor pueda conocer el humor de quien está hablando en ese momento (por ejemplo cambiando el color del fondo de pantalla).

Las posibilidades son muchas pero creo que puede ser interesante indagar más profundamente en este sentido.

Los diarios deberían mostrar sus artículos según el interés de cada usuario

todos iguales
Los medios nos hacen creer que somos todos iguales.

Seguimos leyendo diarios online igual que en 1992. Es ridículo que la página principal de un diario, sea igual para todos los usuarios.

Cada usuario es distinto, tiene intereses, gustos y afinidades subjetivas, entonces, ¿por qué mostrarle a todos los mismos artículos y en el mismo orden?

Los diarios online deberían servirse de los hábitos de navegación de los usuarios para modificar la página principal del mismo con las noticias e información que más me importa a mí según el tipo de publicaciones que leo en Facebook, Twitter, las preguntas que me interesan en Quora, los artículos que leo en Linkedin, y hasta las búsquedas que hago en Google.

Entiendo que no puedan alcanzar ese nivel, pero podrían comenzar aprovechando el saber qué artículos consume cada usuario en su misma web para reorganizar la página principal en función de sus intereses de lectura.

Un tip para aprovechar mejor el tiempo en tu startup

relojes dali

Hace unos meses atrás, asistí a un taller de time management por Fede y Fran.

Quizás por decantación, hoy tengo un nuevo hábito, y quiero compartirlo con vos, porque sé que si lo pones en práctica, te aseguro que te va a permitir mejorar muchísimo la gestión de tu startup o emprendimiento.

Además de utilizar diversas herramientas para administrar mejor mi tiempo (Google Keep, Google Calendar, Google Tasks, y un project manager de trabajo en equipo), comencé hace dos meses a hacer al final de cada día, una lista que incluye sólo los avances estratégicos que había logrado para Neolo.

La lista la hago en un excel, súper simple. Detallando el día, la tarea, y el tiempo mío y de terceros que implicó concretarla, cada día.

La realidad es que es fantástico porque crear y mantener esta lista de “Hice” día por día, me permitió visualizar gráfica y métricamente la cantidad de tiempo que uno dedica a lo operativo, que es importante pero ocuparte de la operación hace que los negocios nunca se expandan, cuando lo verdaderamente relevante es enfocar las energías en lo estratégico, y delegar lo operativo.

Si uno logra transformar esta simple acción en un hábito, a lo largo de unas semanas habrá juntado suficiente información para tomar decisiones sobre cómo uno invierte el recurso más valioso que tiene hacia dentro de su negocio: el tiempo.

Una enseñanza de Disney para la industria online

Disney es el fantástico mundo de la psicología del comportamiento aplicada al negocio.

Caminar por los parques de Disney te dan la sensación de que todo está armado y preparado para que sus visitantes sientan y piensen exactamente lo que “alguien” quiso que sientan y piensen. Y eso resulta en un éxito empresarial descomunal.

Un ejemplo relevante es que al final de cada juego, hay una tienda con cientos de productos relacionados con la atracción en la que uno acaba de participar y al salir de esa tienda nos encontraremos con otro juego, que al salir nos llevará a otra tienda. Y además cerca de cada tienda siempre habrá algún carrito con venta de comida, bebidas, postres, etc. Consumir, consumir, consumir.

Inclusive las conquistas de personas de países en disputa con USA, buscan indicar “somos mejores”: Desde el policía cubano que gracias a la ley de pies secos ahora es ciudadano estadounidense y custodia un banco de su nuevo país, con toda la significación que ello representa, hasta el empleado del Starbucks que te recibe con una sonrisa y habla un inglés medio tropezado que te obliga a mirar el badge identificatorio que cuelga de su camisa y dice dónde nació: “Bagdad, Iraq”.

Todo parece estar desarrollado en sintonía con el famoso slogan de “Where dreams come true”. Lo que no está claro, es el sueño de quién 😉

Disney - Where Dreams Come True

Se podrían escribir libros enteros sobre experiencias o pensamientos en estos  “parques de diversiones” pero la realidad es que algo realmente interesante a destacar tiene que ver con que Disney logró crear una ciudad en la que todo lo que mires, toques, huelas, sientas y gustes ha sido planificado y pensado por alguien para que te genere ciertas sensaciones y en consiguiente, una determinada conducta que ellos quieren que logres.

Al observar cómo salen las personas de los juegos, uno casi siempre puede observar expresiones de sonrisas y sorpresas. Estas manifestaciones obviamente generan gran satisfacción, bioquímicamente habrá mini descargas de adrenalina, endorfina, serotonina, oxitocina, entre otras. Psicológicamente se pierde la noción del tiempo, aumentan la excitación, la alegría, la sensación de satisfacción y disfrute y supone poner en suspenso todo aquello asociado a lo displacentero. No hay falta, no hay carencia, no hay imperfección. Obviamente, este nuevo estado “creado” para cada uno de los visitantes, es un estado al cual uno desearía regresar una y otra vez dado que es un “como si”, me hace sentir “como si” estuviera feliz, “como si” ese mundo de fantasías fuera la realidad, “como si” los sueños (en tanto expresión de deseo) pudieran cumplirse sin costo alguno.

Es la psicología conductista aplicada a su máxima expresión, y sin ir más lejos, todos los que trabajamos en la industria de Internet y más precisamente en web y marketing online, deberíamos tener bien en claro que es lo que queremos que nuestros “visitantes” sientan y hagan en nuestra web.

Si tenés un negocio online, tenés tu propio Disney. Determiná cuál es la acción final que querés que realicen tus usuarios y cuál sensación querés despertar, en base a eso optimizá funnel, colores, interfaz, hacé A/B testing. Analizá. Probá todo. Cambiá todo y volvé a empezar. Medir es la clave. Si lográs generar un 5% de satisfacción de lo que genera Disney en sus visitantes, es imposible que no vendas y tus clientes no vuelvan.

A veces realmente creemos que en nuestra industria todo es innovación, pero lo cierto es que la manipulación del comportamiento humano tiene más de 100 años y Disney es el espacio ideal para entender como funciona y qué funciona. No te mates intentando crear un método nuevo para convertir tus usuarios en clientes cuando podes copiar a los que ya innovaron y lo hacen comercialmente perfecto.

La clave está entonces, en optimizar todo el proceso para lograr generar la sensación que quieras generar en tu visitante.

 

El problema de la egosintonía

En psicología (puntualmente psicopatología) se habla de un sujeto egosintónico como aquél en el cual sus signos y síntomas están alineados con su yo, es decir, en palabras simples; un síntoma puntual no le genera un displacer a su yo como para ir a consultar con un profesional.

La egosintonía es un escenario muy dificultoso, por eso es que generalmente los pacientes graves (pensemos por ejemplo en psicosis) no suelen ir por sus propios medios a un psicólogo ni un médico.

Muchas veces me encuentro con empresas grandes que llevan adelante estrategias de marketing pésimas que no generan leads ni tampoco branding, o bien que su web hosting es lento, tiene un downtime inaceptable, y ante la propuesta que les hacemos llegar desde Neolo.com o Incremente.com para ofrecerles un mejor servicio, damos cuenta que el cliente considera que el servicio que está recibiendo “es estupendo”.

Muchas veces, cuando la adquisición del cliente realmente puede ser una gran oportunidad para nosotros, realizamos esfuerzos extra muchas veces refiriéndoles a estos clientes la palabra de algún experto en el tema, y que sea externo a la empresa para mostrar que realmente, en la actualidad están contratando un servicio que afecta negativamente a su empresa y que podrían disponer de un mejor proveedor. Pero igualmente, prevalece la creencia de que están contratando a un proveedor genial pese a los contrastes con la realidad concreta.

Estas situaciones me hacen pensar en un caso de egosintonía a nivel de ecommerce: Así como un paciente cree que (voy al extremo para que se entienda mi punto) amputarse un pie por un llamado divino no le causa ningún displacer, una empresa grande contrata agencias de marketing online o de web hosting sin know how, ni equipo, ni experiencia, y creen que “está todo bien”, por más que gasten miles o cientos de miles de dólares y no les genere ROI de ningún tipo.

En el caso de la egosintonía de los síntomas en el campo de la salud mental, la única solución es convencer (o llevar) al sujeto de que debe tratarse, apoyado por su círculo más cercano; la familia.
En un caso comercial, quizás acudir a otras personas del entorno que pueden influir a quien toma la decisión también puede que sea un camino adecuado, pero igualmente laborioso.

Conocer cómo funciona el psiquismo de las personas nos puede ayudar a entender cómo vender más y mejor a través de Internet.