¿Cuántos empleados tenés?

Cada vez que voy a un encuentro de emprendedores, dueños de pymes o tecnología, me encuentro en reiteradas oportunidades con la misma pregunta:

¿Cuántos empleados tenés? ¿Ustedes cuántos son? ¿Cuántos laburan en el equipo?

Entonces respondo con lo que quieren escuchar, un número: 10.

Sin embargo, por adentro pienso: ¿Qué importa la cantidad de empleados? ¡Cuantos menos tenga mejor! Porque significa que somos eficientes, tenemos a los mejores, y no los coleccionamos.

La cantidad de empleados no significa nada si no conocés la estructura de costos del negocio de a quien le estás preguntando. No es lo mismo la cantidad de empleados necesarios para un marketplace de educación, que para desarrollar y comercializar un site builder que el de una agencia de marketing. Preguntar por la cantidad de empleados es quizás, solo una medida narcisista, como preguntar cuántos followers tenés en Twitter o cuántos likes en Facebook.

Más aún, en la era de la información y la tecnología, lo que hay es cada vez es menos empleo no calificado y más desarrollo tecnológico, es decir, más máquinas para reemplazar las tareas de las personas, por eso es tan importante seguir estudiando y especializándose. Como ejemplo, disminuímos un 50% la cantidad de consultas de soporte y aumentamos la velocidad de respuesta sólo por poner a disposición una Q&A excelente que responde a los clientes a medida que van haciendo las preguntas, eso hace que seamos menos en el equipo pero que seamos mucho más eficientes, después de todo, atención al cliente no es sólo la atención que proveemos a través de una persona, sino también a través de guías de conocimiento, tutoriales, guías de ayuda, etc.

Volviendo a la cuestión inicial, me parece mucho más interesante preguntar por ejemplo: ¿Cuánto facturan? ¿Cuál es tu churn rate? ¿Cuál es tu costo de adquisición de cliente? ¿Cuál es tu rentabilidad sobre facturación? ¿Son profitables? ¿Cuál es el tamaño del mercado? ¿Cuál es tu perfil de cliente? o inclusive ¿Cuál es tu revenue por empleado? Las grandes compañías se destacan por tener una enorme facturación por cada empleado:

 

Para cerrar la idea,  en las empresas tecnológicas (¿además de las financieras?) son las que a medida que logran desarrollar un mejor producto y escalar en el mercado, requieren de menor cantidad de empleados, ser más eficientes y generar en definitiva, más facturación por cada empleado.

 

LatAm se pone las pilas, o nos llevan puestos

We plan to finance the Constant Contact transactions to an incremental $1.085 billion in debt, $735 million in an incremental term loan and $350 million in high-yield debt at a fixed rate. Credit Suisse and Goldman Sachs are providing debt financing on a fully committed basis.

Hari Ravichandran, CEO Endurance International Group Holdings en la Earnings Call del Q3 2015. El Holding #1 de hosting del mundo.

Contra estos pibes competimos desde Latinoamérica todas las empresas de hosting.

Honestamente, aquí se hace difícil expandirse sin la existencia de créditos para pequeñas y medianas empresas. Ojalá que esto cambie en el corto plazo, de lo contrario, en poco tiempo veremos cientas de empresas estadounidenses y europeas pisando LatAm en sintonía con una progresiva desaparición de pymes latinoamericanas.

De hecho, según HostAdvise.com, de los 10 proveedores de web hosting con más cantidad de sitios web alojados hay 7 estadounidenses, 2 alemanes y francés.

La realidad es que en cuanto a fuentes de financiamiento, los estadounidenses y europeos nos llevan cientos de años de ventaja.

Mientras tanto, nosotros compensamos con mejor soporte técnico, mejores medios de pago, mejores recursos humanos, y utilizamos lo mejor que tienen ellos: su tecnología, tal es así que coincidimos en el mismo datacenter con 3 de los 10 proveedores más grandes. Sin embargo, creemos que LatAm se pone las pilas, o nos llevan puestos.

Hegel y el reconocimiento del otro en el hosting

Proveer servicio de web hosting debe ser una de las actividades en las que menos nos encontramos con el reconocimiento del otro. A no ser, que identifiquemos al reconocimiento en el silencio del otro.


En primer lugar, la mayoría de la gente no sabe qué es el hosting ni para qué sirve:

Cada tanto, aparecen clientes nuevos en la realidad de Internet que no logran comprender por qué deberían pagar para que su sitio funcione año a año. Encontrarse en estas conversaciones es fantástico porque te llevan al casillero #1 y te hacen reflexionar sobre los orígenes, qué es lo que hacemos, y por qué lo hacemos.

Continúa leyendo Hegel y el reconocimiento del otro en el hosting

Queremos ayudar a los jóvenes a elegir su futuro profesional

 

En Argentina, durante el primer año de la universidad, el 58% de los alumnos cambian o abandonan la carrera. Y además, por cada 100 ingresantes, sólo se gradúan 27. Los números señalan también que la performance vocacional se encuentra por debajo de países vecinos como Brasil o Chile (fuente).

11540838_881766998561756_5143723371343554742_n

 

Por eso, junto a Estefanía y Mariano, dos ex compañeros de la universidad y actuales colegas, creamos Dewis Orientación Vocacional.
Si logramos incidir aunque sea un poco en esas estadísticas, habremos podido cumplir una muy noble tarea: ayudar a que los jóvenes elijan correctamente su carrera y su futuro. Gracias a nuestro acompañamiento, los alumnos evitarán cantidades de horas perdidas y enormes frustraciones, mientras que sus padres, ahorrarán muchísimo dinero en cuotas de universidades que no llevan a ningún lado.
Claramente, el mundo de la orientación vocacional no es un mercado virgen, pero sí en el que las propuestas son de mala calidad, tanto en el espacio público como privado, a los números nos remitimos.
Por eso, creemos que hay una oportunidad notable, y gracias a la escucha personalizada de nuestro equipo, junto a los mejores tests y juegos psicológicos, elegidos especialmente para cada caso particular, esperamos poder ayudar a miles de jóvenes en algo tan importante como es elegir el futuro de su carrera profesional.
Podés ir mirando nuestro sitio webfacebook.

¿Se puede hacer una carrera universitaria y una empresa al mismo tiempo?

Escena 1

Suena el celular una vez. Salís del aula para atender. Resolvés un mini incendio y volvés. Suena de vuelta, el docente te mira extrañado, volvés a salir, cuando regresás, ya perdiste el hilo de la clase. A los 20 minutos, la historia se repite. A la quinta vez, te piden que te retires del aula. El docente tiene razón. Todo se podría haber resuelto si en la universidad hubiera WiFi o la antena de datos de Personal llegara hasta el aula, o si tuvieras la $$ necesaria para poder contratar a alguien en quien delegar tu trabajo durante tu ausencia, pero estás empezando con el negocio y todavía no se puede.

prohibido celular
El mismo dispositivo que beneficia la comunicación y el crecimiento de tu negocio, es perjudicial para la focalización de la atención en un aula.

Escena 2

¿Ocupás tu agenda de Lunes y Martes con 3 reuniones de negocio claves, muy importantes, o las postergás para el final de la semana porque el Miércoles rendís Psicopatología II?

Bien, ya estás tomando decisiones, welcome to the game.

Escena 3

Un profesor te dice que sos pésimo porque no te acordás de memoria todas las alteraciones de la percepción en una patología llamada esquizofrenia catatónica, te pone un 2 y te obliga a volver a rendir el final. Vos tenés un negocio, estás en la calle, y sabés que estudiar de memoria servía hasta el siglo 19, también sabés que no querés ser como ese profesor que obtiene satisfacción en estar de 8 a 22hs en la universidad evaluando de memoria a sus alumnos, bochando al 95% y que llega en un Peugeot modelo 87 todo chocado que lanza más humo que la trochita, sin embargo, si querés el título, tenés que hacer lo que el tipo quiera, no importa qué tan bueno seas en tu empresa. En la universidad, sos un número más.

La trochita es bastante más linda que el auto del profesor sádico.
La trochita es bastante más pintoresca que el auto del profesor sádico, pero arrojan la misma cantidad de humo.

¿Se puede empezar un negocio y al mismo tiempo cursar en la universidad?

La pregunta parece ir en busca de una respuesta única, y la realidad siempre es un poco más compleja.

La vida académica y la que uno lleva adelante durante un emprendimiento tienen características similares porque ambas requieren mucho tiempo y esfuerzo psíquico -perseverancia, resistencia a la frustración, resiliencia, capacidad de adaptación, toma de decisiones, etc- para poder rendir. Si sos malo con tu emprendimiento, el negocio se muere, perdés dinero y dejás a la gente en la calle. Si sos malo en tu espacio académico, no aprendés y no aprobás, por lo tanto no tiene sentido que estés ahí.

El tema está en si uno está dispuesto a ser mediocre al distribuir sus energías, o si cree que podrá ser bueno en ambos, haciendo malabares con la variable tiempo, que a nivel académico es manejable porque uno puede postergar ciertas obligaciones, pero a nivel negocio en general no es postergable.

El tiempo perdido no se recupera. Es muy importante aprender a administrarlo.
El tiempo perdido no se recupera. Es muy importante aprender a administrarlo.

En la universidad:

Vas a estar en déficit de condiciones con respecto a tus compañeros que sólo estudian, o en el peor de los casos laburan de 9 a 18 y después tienen la cabeza 100% en el estudio. Si tenés un emprendimiento, eso nunca va a suceder, todo transcurre al mismo tiempo. Por lo tanto no es nada fácil manejar las complejidades de dos frentes a la vez.

No esperes recibirte a la par de los demás con los que empezaste la carrera. Posiblemente demores mucho más en recibirte, aunque la buena noticia es que vas a llegar con el mismo nivel -depende de vos, obviamente- de conocimientos y formación.

Lo importante es nunca dejar de cursar, siempre seguir.

En tu negocio:

Vas a estar compitiendo con otros tipos que están 100% enfocados en el negocio. Sé honesto: Una versión tuya al 50%; ¿Va a poder ganar contra una versión de ellos al 100%?

En conclusión…

Estudiar una carrera universitaria y levantar un negocio al mismo tiempo no es tarea fácil. Obviamente se puede, siempre y cuando en los momentos importantes para tu empresa, no dudes en postergar la universidad. Además, será fundamental para que puedas avanzar, la capacidad de que tu negocio genere clientes y que puedas delegar tareas en terceros idóneos. Por último, siempre avanzar, habrá cuatrimestres en que no puedas dedicarle casi nada a la academia; no importa, aunque sea hacé una materia en el único hueco que tengas disponible, si abandonás la cursada, retomar cuesta 10x.

Mi experiencia personal

Empecé con NEOLO.COM en Diciembre de 2002 (4to año de la secundaria) y a en 2004 comencé con la Lic en Psicología, terminé de cursar a fines de 2012 (8 años más tarde) y defendí la tesis a principios de 2015 (en total, 11 años después de haber empezado).

Me tuve que fumar infinidad de docentes ineptos a quienes fantaseé con despedir al instante si fuera el dueño de la universidad, pero también tuve en misma cantidad (5? 6?) a profesores fantásticos que son los que realmente te educan, los formadores, esos que te dejan huellas que van a perdurar para siempre. Y esa formación es única y no la vas a encontrar en ningún otro lugar.

Me conformé con demorar más tiempo que el promedio para recibirme, y hasta con obtener menores calificaciones en la universidad (who cares?) pero nunca quise resignar a ninguno de los dos proyectos, el corazón, en ambos.

En definitiva, la casa de estudios y la empresa son espacios diferentes, es importante poder disfrutar del transcurrir de cada uno, y también de la experiencia única de estar en dos dimensiones tan distintas, al mismo tiempo. El desafío está en poder integrarlos constantemente.

Esta fue la oficina durante un período muy feliz.
Esta fue parte de la oficina durante un período muy feliz.

Otro dato que considero relevante, es que después de haber sido alumno por 11 años, siempre tuve en claro, que la prioridad en cuanto a ocupar la agenda, siempre fue de la empresa. Aunque más de una vez tuve que elegir postergar cuestiones de trabajo por asuntos académicos, sino, no llegaba más.

Un tip para aprovechar mejor el tiempo en tu startup

relojes dali

Hace unos meses atrás, asistí a un taller de time management por Fede y Fran.

Quizás por decantación, hoy tengo un nuevo hábito, y quiero compartirlo con vos, porque sé que si lo pones en práctica, te aseguro que te va a permitir mejorar muchísimo la gestión de tu startup o emprendimiento.

Además de utilizar diversas herramientas para administrar mejor mi tiempo (Google Keep, Google Calendar, Google Tasks, y un project manager de trabajo en equipo), comencé hace dos meses a hacer al final de cada día, una lista que incluye sólo los avances estratégicos que había logrado para Neolo.

La lista la hago en un excel, súper simple. Detallando el día, la tarea, y el tiempo mío y de terceros que implicó concretarla, cada día.

La realidad es que es fantástico porque crear y mantener esta lista de “Hice” día por día, me permitió visualizar gráfica y métricamente la cantidad de tiempo que uno dedica a lo operativo, que es importante pero ocuparte de la operación hace que los negocios nunca se expandan, cuando lo verdaderamente relevante es enfocar las energías en lo estratégico, y delegar lo operativo.

Si uno logra transformar esta simple acción en un hábito, a lo largo de unas semanas habrá juntado suficiente información para tomar decisiones sobre cómo uno invierte el recurso más valioso que tiene hacia dentro de su negocio: el tiempo.