LatAm se pone las pilas, o nos llevan puestos

We plan to finance the Constant Contact transactions to an incremental $1.085 billion in debt, $735 million in an incremental term loan and $350 million in high-yield debt at a fixed rate. Credit Suisse and Goldman Sachs are providing debt financing on a fully committed basis.

Hari Ravichandran, CEO Endurance International Group Holdings en la Earnings Call del Q3 2015. El Holding #1 de hosting del mundo.

Contra estos pibes competimos desde Latinoamérica todas las empresas de hosting.

Honestamente, aquí se hace difícil expandirse sin la existencia de créditos para pequeñas y medianas empresas. Ojalá que esto cambie en el corto plazo, de lo contrario, en poco tiempo veremos cientas de empresas estadounidenses y europeas pisando LatAm en sintonía con una progresiva desaparición de pymes latinoamericanas.

De hecho, según HostAdvise.com, de los 10 proveedores de web hosting con más cantidad de sitios web alojados hay 7 estadounidenses, 2 alemanes y francés.

La realidad es que en cuanto a fuentes de financiamiento, los estadounidenses y europeos nos llevan cientos de años de ventaja.

Mientras tanto, nosotros compensamos con mejor soporte técnico, mejores medios de pago, mejores recursos humanos, y utilizamos lo mejor que tienen ellos: su tecnología, tal es así que coincidimos en el mismo datacenter con 3 de los 10 proveedores más grandes. Sin embargo, creemos que LatAm se pone las pilas, o nos llevan puestos.

Nos están colonizando y no nos dimos cuenta

Los pueblos originarios no estaban preparados para soportar una colonización

Recorrer Ushuaia es movilizante. Es normal que mires donde mires, siempre vas a observar una bandera argentina flameando. Cualquier tour que hagas, siempre habrá una referencia y un inevitable comentario de los guías a las fronteras con Chile (y las islas perdidas con ellos: Navarino, Picton, Nueva y Lennox) y las islas perdidas contra Reino Unido, las Malvinas, que siguen siendo reclamadas.

Pero todo comienza a mezclarse y complejizarse cuando uno se percata, que durante 12.000 años vivieron en Tierra del Fuego las tribus de los Kaweskar, Selk’nam, Yamana y Haush. Inicialmente no fueron atacados ni conquistados pues no tenían de ningún bien que pudiera ser interesante para los viajeros de esas tierras, sin embargo fueron aniquilados en sólo 5 años con la llegada de los estancieros, el gobierno argentino, y las expediciones europeas que querían poblar el territorio.

Las formas de aniquilación fueron de las más variadas; campañas a caballo para “cazarlos” y retirarles las tierras, secuestros para llevarlos a museos en Europa para mostrar la superioridad por sobre los habitantes de las Américas, transmisiones de virus para los que no tenían defensas, utilizarlos forzadamente para publicidades, y la evangelización y “civilización” por la fuerza a través de organizaciones como la de la Sociedad Misionera de América del Sur.

 

Claramente, no la vieron venir. No estaban preparados para defenderse de posibles atacantes. Pueblos que existieron desde miles de años antes que los egipcios y los griegos, no pudieron sobrevivir a la colonización e invasión de sus tierras.

La reflexión nos lleva a pensar: ¿La aniquilación de los pueblos originarios para quedarse con sus tierras, violar a sus mujeres y aplastar su ideología y religión terminó cuando quedaron delimitadas las fronteras en el fin del mundo? ¿Acaso que ahora hay banderas en cada casa, ya no hay nadie que quiera robarle tierras a nadie? ¿Izar banderas en el frente de las casas nos libra de estar sometidos a la voluntad de un extranjero? ¿Cuál es el nuevo colonialismo? ¿Quién es el nuevo invasor? ¿En dónde está el que quiere lo que tenemos? ¿Sabemos quién quiere lo que tenemos nosotros? ¿Sabemos qué quieren?

Cuando era chico, en la escuela aprendí que la soberanía también se ejerce creando escuelas y hospitales, es decir dotando a los habitantes de servicios básicos para que tengan la misma oportunidad y calidad de vida en todo el país, y siempre nivelando hacia arriba. Estar presente, educar, cuidar, proteger, es fundamental para que no te quiten aquello que te corresponde.

Pero el concepto de soberanía que tenía de mi infancia se rompe en mil pedazos cuando intento hacer lo que hago a diario, conectarme a Internet: La Internet de hoy en la Patagonia tiene la misma calidad que las educación que había en Malvinas antes de la invasión de los ingleses: Inexistente, pésima, ausente y de mala calidad.

Si nosotros no podemos ni siquiera auto proveernos de Internet y señal de datos de celular; ¿acaso no vendrá alguien de afuera a conquistarnos por este camino? ¿No estaremos yendo hacia la repetición de aquello que no recordamos? ¿Acaso no seremos los argentinos los Selk’nam y Yamana del siglo XXI?

Entonces activás WiFi en el aeropuerto de Ushuaia o de El Calafate y te encontrás con la siguiente pantalla de bienvenida:

Y adelante de tus ojos está la respuesta: London Supply.

Es hora de reflexionar sobre el colonialismo digital, la hegemonía digital y la soberanía digital

La tecnología avanza tan rápido que no nos damos cuenta del revisionismo que deberíamos hacer de unos cuantos conceptos.

Seguimos pensando al colonialismo en términos de territorios geográficos delimitados, como un sistema político económico hegemónico domina y explota un determinado espacio físico y a sus habitantes para obtener un beneficio propio, pero ahora el espacio no es sólo físico, sino también virtual.

En este sentido, Freud en 1932 la respondía a Einstein sobre la dialéctica del dominador y el dominado en una extensa carta que reflexionaba sobre el por qué a la guerra.

“Al principio, en la pequeña horda humana, la mayor fuerza muscular era la que decidía a quién debía pertenecer alguna cosa o la voluntad de quién debía llevarse a cabo. Al poco tiempo la fuerza muscular fue reforzada y sustituida por el empleo de herramientas: triunfó aquel que poseía las mejores armas o que sabía emplearlas con mayor habilidad. Con la adopción de las armas, la superioridad intelectual ya comienza a ocupar la plaza de la fuerza muscular bruta, pero el objetivo final de la lucha sigue siendo el mismo: por el daño que se le inflige o por la aniquilación de sus fuerzas, una de las partes contendientes ha de ser obligada a abandonar sus pretensiones o su oposición.”
1932 – Fragmento de la carta de Sigmund Freud a Albert Einstein: ¿Por qué a la guerra?

Es decir, desde hace unos cuantos años, nos encontramos ante la utilización de herramientas (además de la fuerza bruta) para ejercer la dominación de los pueblos. Ahora, las herramientas también son online.

¿Sabe el gobierno argentino que con Facebook At Work le entrega datos de gobierno importantísimos a una multinacional  a quien el FBI, la CIA y el gobierno de EEUU tiene acceso? ¿Sabe el ejército argentino que aloja su información en Telefónica? ¿Saben los legisladores y funcionarios del poder ejecutivo y judicial que cuando se comunican por WhatsApp, Facebook Messenger, Gmail, Yahoo, Hotmail lo están haciendo a través de una plataforma que el dueño de la misma es una empresa estadounidense? ¿Saben los medios como Clarín, La Nación, Pagina 12, que cada vez que recomiendan una aplicación están ayudando a que se lleven más datos Google y Apple? ¿Sabe un habitante promedio de toda la información personal y de geolocalización que entregan a estas multinacionales con cerebros en EEUU?

Es lamentablemente paradójico (¿y necesario?) que combatir la brecha digital implique entregar más datos a empresas y gobiernos de otros países.

Las nuevas metodologías de control del otro vienen con forma de marcas, servicios online y hermosas publicidades.

Los grupos hegemónicos con el poder, el dinero y los medios están preparados para bombardear tu vida para que vivas en una nueva realidad.

Estamos ante una nueva conquista de América, ante nuevos Cristóbal Colón, Hernan Cortés, Pedro de Mendoza, y Fernando de Magallanes, donde la religión católica es ahora reemplazada por la adicción a la tecnología. La diferencia, es que a diferencia de los pueblos originarios que vivían en Ushuaia, todavía no nos dimos cuenta que nos están colonizando digitalmente, pero creo que todavía estamos a tiempo de ocupar lugares de poder en estas nuevas conquistas.

En definitiva, hay sólo dos lugares; conquistador o conquistado. No creo que sea escalable vivir fuera del nuevo sistema ni tampoco construir uno nuevo. Internet y las grandes marcas traen consigo enormes oportunidades pero es importante saber en qué lugar nos encontramos y cuáles son las posibles consecuencias.

“No es la más fuerte de las especies la que sobrevive y tampoco la más inteligente. Sobrevive aquella que más se adapta al cambio.” Charles Darwin

Bienvenidos al colonialismo digital.

Dominación
Creepy. Mark Zuckerberg entra de sorpresa sin que nadie lo notara, al Mobile World Congress 2015 mientras la audiencia utilizaba los Oculus VR, un dispositivo para observar realidad virtual en 360 grados, adquirido por Facebook en el 2014 por más de 2 mil millones de USD.

 

Update: En Febrero 2016 India rechazó el proyecto de Facebook para llevar un Internet limitado y gratuito con los contenidos filtrados y que Facebook quisiera. El 11 de Febrero de 2016, uno de los socios de Facebook, Marc Andreessen, señaló:

“El anticolonialismo ha sido económicamente desastroso para la gente de India durante décadas. ¿Por qué parar ahora?”

Ahora, que se hacen cargo, ya lo sabemos: Están colonizando.

Asís y la disneyzación de la religión

La iglesia ha tergiversado las ideas de Francisco de Asís al convertir a su pueblo, en un Disney-market del sur de Italia.

Creo que hoy el capitalismo es el mejor modelo social y económico del que podemos disponer, sin embargo, imprimir este sistema en el pueblo de un santo religioso que se caracterizó por su desapego al dinero y su cercanía con los que menos tenían, merece al menos, un post para reflexionar sobre el asunto.

Asís es un pueblo hermoso, allí nació Francisco de Asís en 1181. Plena edad media, Francisco era hijo de un comerciante muy rico, pero él decidió, contrario a lo esperado en la época, dedicarse a vivir sólo con lo que necesitaba y tal como vivían los pobres, pero enfocado al estudio de los evangelios y la difusión de una religión pensada para todos, pero fundamentalmente para los que menos tenían.

Hermosa plaza en Asís, con barcitos encantadores para tomar un buen café a la luz del sol.
Pintoresca plaza en Asís, con barcitos encantadores para tomar un rico café a la luz del sol.

Francisco convivía con los leprosos, los pobres, los indigentes, y señalaba a sus seguidores, que sólo era necesario vestirse con una túnica de color marrón para recordar el contacto con la naturaleza y la tierra, que es de donde venimos, y que con eso sólo basta para poder vestirse. Las sandalias sólo deberían ser utilizadas para no lastimarse, pero que de otra manera, era preferible andar descalzo, tal como lo hacían los pobres, para no olvidarnos de ellos.

Además, Francisco tenía una gran conexión con los animales y la naturaleza, podés leer más de su historia, simplemente googleando.

Ahora bien, lo que quiero destacar, es que Asís además de un bello pueblo de callecitas encantadoras, con paisajes siempre diferentes, y que a uno lo sitúan en la edad media, está también lleno de tiendas a la calle que convirtieron la filosofía de vida de Francisco de Asís, en un negocio.

En las tiendas de Asís podrás encontrar muñecos de juguete de todos los tamaños y formas de Francisco, de los caballeros de las cruzadas, de reyes, etc, además de crucifijos y rosarios en su máxima diversidad, estampitas, remeras, gorras y hasta pelotas de fútbol con su cara.

Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén, y halló en el templo vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y cambistas sentados. Hizo un azote de cuerdas, y los echó a todos del Templo con las ovejas y los bueyes, tiró las monedas de los cambistas y volcó las mesas. Y dijo a los vendedores de palomas: “Quitad esto de aquí: no hagáis de la casa de mi Padre un mercado”. Sus discípulos se acordaron que está escrito: “El celo de tu casa me devora”.
Entonces los judíos le dijeron: “¿Que señal nos das para obrar así?” Jesús les respondió: “Destruid éste templo y en tres días lo levantaré”. Los judíos le replicaron: Se edificó el templo en cuarenta y seis años, ¿Y tú lo levantarás en tres días?” Más Él hablaba del Templo de su cuerpo.
Por eso, cuando resucitó de entre los muertos, se acordaron sus discípulos que ya lo había dicho, y creyeron en la Escritura y en la palabra de Jesús.
Sn. Jn. II, 13-22

"La expulsión de los mercaderes"  El Greco (1600) http://es.wikipedia.org/wiki/La_expulsi%C3%B3n_de_los_mercaderes_%28El_Greco,_Londres%29
“La expulsión de los mercaderes” Domenikos Theotokopoulos (1600)

 

Cuando ingreses a las iglesias de Asís, en todas podrás ver una caja que al ingresar una moneda de 1 euro, activará la vela. Si no tienes dinero, no hay vela prendida. ¿Qué pensaría Francisco de esto?

1 euro = tu vela encendida. Sin euros, no hay vela.
Museo en Asís completo de coronas, esfinjes, mantos y cruces de oro. Muy poco Franciscano. Show me the money!

Es interesante ver cómo se ha transformado la transmisión de la filosofía y la religión en un negocio que nada tiene que ver con las ideas de Francisco de Asís.

Sin embargo, si buscas los 3 o 4 elementos que utilizaba para vestirse, podrás encontrarlos luego de lograr la solución al laberinto de pasillos y escaleras sin señalización… en un subsuelo!

¿Buscas la túnica que utilizaba Francisco de Asís? Muy pocas personas logran encontrarla. Baja al menos 2 pisos por escalera y podrás encontrar su túnica, sus sandalias y su cuerno para llamar a los animales. Todas sus pertenencias, están muy escondidas del alcance de las personas, no sucede lo mismo con los objetos comerciales a la venta.

La capacidad de convertir en un objeto de consumo a la religión, cuando este santo propuso una escuela diametralmente opuesta, es claramente un enorme logro lamentable de la Iglesia Católica, que a mi particularmente, me da ganas de vomitar.

La conclusión, es que el capitalismo y la posición de poder de la iglesia, han logrado enterrar al segundo subsuelo a lo más importante de Francisco de Asís, mientras que ha dejado a la mirada de todos, los ilimitados artículos a la venta made in china, junto a las velas de plástico que se encienden con tu dinero.

A todos nos gusta el capitalismo, pero no permitamos que el consumo nos consuma el cerebro y no nos permita recordar los verdaderos ideales de personas relevantes e inspiradoras para la humanidad, tal como sucede con Francisco de Asís.

12 años, está buenísimo

La estadística dice que de cada 100 empresas que logran nacer, sólo 2 consiguen sobrevivir 10 años.

Un 30 de Diciembre de 2002, hace exactamente 12 años, un amigo, Sebastian, me regalaba 10 cuentas de web hosting para que las revendiera. Aprendí todo lo que pude sobre cómo hacer marketing online y a los meses ya teníamos varios servidores dedicados y en vez de revendedores, era dueño. Tenía 17 años.

Aeolus Hosting pasó a llamarse NEOLO.COM en el año 2010.
Aeolus Hosting pasó a llamarse NEOLO.COM en el año 2010.

En este tiempo pasó de todo. Dejé de ser yo para pasar a ser nosotros. ¿Lo más importante? Hacerse cargo de los errores, aprender, resolver y hacer, mucho, de todo, siempre.

Detrás de las buenas noticias hay al menos en mi experiencia, mucho sacrificio. Estudiar mucho, tener una enorme resistencia a la frustración, rodearte de mentes brillantes, y resolver todos los problemas que se presentan, sea como sea y a cualquier hora. Además trabajar en un entorno donde la justicia y la seguridad existen sólo en apariencia y no existe el crédito ni el apoyo, ni el venture capital para el emprendedurismo, no es para cualquiera.

De cualquier manera, hoy es un día especial, al que llegamos gracias al aporte de todos los que facilitaron esto, y a pesar de aquellos quienes lo entorpecieron con las más creativas artimañas.

No creo que haya que festejar nada, porque siento honestamente, que hay que seguir haciendo, y que el máximo desempeño y crecimiento siempre está por venir.

Igual, 12 años, está buenísimo. Hay que seguir.

Cybermonday y otra vez CyberDownTime

Nuevo año y un nuevo CyberMonday. Otra vez los grandes sites de ecommerce con servidores saturados que no están a la altura de las circunstancias para resolver los grandes picos de tráfico que en algunos casos alcanzan hasta 10.000x el tráfico normal.

server down cyber monday

Esto habla claramente de un éxito publicitario del CACE y de un fracaso tecnológico que ya fue ampliamente explicado acá, acá, y acá en referencia a los departamentos de IT de las empresas participantes.

Es sabido que en Latinoamérica (exceptuando a Brasil) no hay infraestructura tecnológica que pueda crecer elástica y escalablemente en pocos minutos. Ni siquiera existen sistemas de anti denegación de servicio que soporten más de 3Gbps: Ni en Telecom, ni en Telefónica, ni Telmex, ni ninguna otra. Veremos en unos meses qué sucede con ArSat.

Ahora bien, luego de analizar a 10 firmas de ecommerce que son los grandes players en Argentina (no voy a nombrarlos, pero todos saben quienes son), sólo 2 de ellos están hosteados en Argentina, los otros 8 se encuentran en proveedores del exterior (Chile, Brasil, y los otros 6 en EEUU). Todos han sido retratados como caían, uno tras otro apenas recibían el tráfico por el evento del año.

Me consta que en el país existen excelentes profesionales que tienen enorme capacidad para que no haya downtime en eventos como este, también me consta que en EEUU por ejemplo, existen redes de cloud hosting (por ejemplo en NEOLO.COM disponemos de ellas) para que ante un salto en el tráfico, se pueda crecer rápidamente en infraestructura para sostener la demanda y que los sitios no queden offline.

Entonces, si la tecnología existe (cloud hosting) y no es cara, si los profesionales están y estamos a disposición, si estar offline implica perder dinero y clientes regalados a la competencia: ¿Por qué no se resuelve de una vez este problema que ya aqueja desde hace 2 ediciones?

Sólo me queda pensar que el empuje a la autodestrucción (pulsión de muerte) a veces es mayor que el deseo de éxito, o que los departamentos de recursos humanos deberían leer un poco más a Freud para entender por qué suceden estos temas, que quizás lejos de ser problemas tecnológicos, son mas bien frenos de mano psicológicos al crecimiento.

Una enseñanza de Disney para la industria online

Disney es el fantástico mundo de la psicología del comportamiento aplicada al negocio.

Caminar por los parques de Disney te dan la sensación de que todo está armado y preparado para que sus visitantes sientan y piensen exactamente lo que “alguien” quiso que sientan y piensen. Y eso resulta en un éxito empresarial descomunal.

Un ejemplo relevante es que al final de cada juego, hay una tienda con cientos de productos relacionados con la atracción en la que uno acaba de participar y al salir de esa tienda nos encontraremos con otro juego, que al salir nos llevará a otra tienda. Y además cerca de cada tienda siempre habrá algún carrito con venta de comida, bebidas, postres, etc. Consumir, consumir, consumir.

Inclusive las conquistas de personas de países en disputa con USA, buscan indicar “somos mejores”: Desde el policía cubano que gracias a la ley de pies secos ahora es ciudadano estadounidense y custodia un banco de su nuevo país, con toda la significación que ello representa, hasta el empleado del Starbucks que te recibe con una sonrisa y habla un inglés medio tropezado que te obliga a mirar el badge identificatorio que cuelga de su camisa y dice dónde nació: “Bagdad, Iraq”.

Todo parece estar desarrollado en sintonía con el famoso slogan de “Where dreams come true”. Lo que no está claro, es el sueño de quién 😉

Disney - Where Dreams Come True

Se podrían escribir libros enteros sobre experiencias o pensamientos en estos  “parques de diversiones” pero la realidad es que algo realmente interesante a destacar tiene que ver con que Disney logró crear una ciudad en la que todo lo que mires, toques, huelas, sientas y gustes ha sido planificado y pensado por alguien para que te genere ciertas sensaciones y en consiguiente, una determinada conducta que ellos quieren que logres.

Al observar cómo salen las personas de los juegos, uno casi siempre puede observar expresiones de sonrisas y sorpresas. Estas manifestaciones obviamente generan gran satisfacción, bioquímicamente habrá mini descargas de adrenalina, endorfina, serotonina, oxitocina, entre otras. Psicológicamente se pierde la noción del tiempo, aumentan la excitación, la alegría, la sensación de satisfacción y disfrute y supone poner en suspenso todo aquello asociado a lo displacentero. No hay falta, no hay carencia, no hay imperfección. Obviamente, este nuevo estado “creado” para cada uno de los visitantes, es un estado al cual uno desearía regresar una y otra vez dado que es un “como si”, me hace sentir “como si” estuviera feliz, “como si” ese mundo de fantasías fuera la realidad, “como si” los sueños (en tanto expresión de deseo) pudieran cumplirse sin costo alguno.

Es la psicología conductista aplicada a su máxima expresión, y sin ir más lejos, todos los que trabajamos en la industria de Internet y más precisamente en web y marketing online, deberíamos tener bien en claro que es lo que queremos que nuestros “visitantes” sientan y hagan en nuestra web.

Si tenés un negocio online, tenés tu propio Disney. Determiná cuál es la acción final que querés que realicen tus usuarios y cuál sensación querés despertar, en base a eso optimizá funnel, colores, interfaz, hacé A/B testing. Analizá. Probá todo. Cambiá todo y volvé a empezar. Medir es la clave. Si lográs generar un 5% de satisfacción de lo que genera Disney en sus visitantes, es imposible que no vendas y tus clientes no vuelvan.

A veces realmente creemos que en nuestra industria todo es innovación, pero lo cierto es que la manipulación del comportamiento humano tiene más de 100 años y Disney es el espacio ideal para entender como funciona y qué funciona. No te mates intentando crear un método nuevo para convertir tus usuarios en clientes cuando podes copiar a los que ya innovaron y lo hacen comercialmente perfecto.

La clave está entonces, en optimizar todo el proceso para lograr generar la sensación que quieras generar en tu visitante.