Los argentinos, Messi y la babosa cerebral

Los argentinos tenemos una babosa cerebral en la cabeza. Nos hace enfocarnos en el “fútbol” y funciona como una droga que tapa todos los problemas, y que además, la tratamos de la misma forma que al resto de nuestra realidad.
Veamos…
Babosa Cerebral
Si en vez de utilizar los carteles de LED del subte para pedirle a Messi que se quede.
Captura de pantalla 2016-06-29 14.18.14
Si en vez de utilizar los carteles del tránsito para pedirle a Messi que se quede:
Captura de pantalla 2016-06-29 14.18.06
Si en vez de los periodistas usar tantas palabras para pedirle a Messi que se quede.
Cl_BzX9WkAEmnrp
Si en vez de nosotros usar nuestro tiempo en pedirle a Messi que se quede.
Captura de pantalla 2016-06-29 14.24.48
Si en vez de hacerle una estatua a Messi para que se quede.
5773c246b6466
Si en vez de eso, nos hubiéramos enfocado en pagarle el tratamiento de 1.000 USD cuando lo necesitó, y lo hubiéramos apoyado cuando estaba empezando en su actividad, quizás no se hubiera ido tan rápido de Argentina.
En mi opinión, el pibe no está pudiendo darle a la selección el éxito que no le dieron a él, igual, no es éste el punto de la publicación.
Estamos inmersos en un sistema que expulsa a los cracks, y que los deseamos cuando ya no los tenemos. Hay un sinnúmero de casos a nivel político, deportivo, médico, empresarial, y profesional que pueden dar fe de esta afirmación.
En el ambiente del fútbol, no es sólo Messi, a Maradona también lo abandonó el sistema, cuando cayó en la drogadicción, y a Riquelme también cuando renunció por la presión desmedida por ser diferente jugando al fútbol.
Pero somos así. Tenemos una babosa cerebral, que nos impide ir a la causa raíz de los problemas, entonces los vamos intentando resolver a medida que aparecen, cuando ya es tarde.
Tan eficiente es esta babosa, que en vez de tener planes para retener y apoyar a los talentos, utilizamos los carteles de tránsito para hacerlo.
Y al utilizar los carteles, nos olvidamos que en Argentina, en sólo 30 días, se mueren más personas por accidentes de tránsito que todos los asesinados por el terrorismo en Europa en el último año.
Mientras sigamos viviendo con esa babosa cerebral, no vamos a dejar de ser subdesarrollados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *