La navidad es una de las mejores implementaciones de marketing de la historia de la humanidad

Para mi es importante saber por qué hacemos lo que hacemos. La navidad es una de las mejores implementaciones de marketing de la historia de la humanidad.

En el año 350, el Papa Julio I, logró acordar con el emperador de Roma que las fiestas de los saturnales pasen a llamarse las fiestas de navidad. Y en vez de alabar a Saturno (dios de la agricultura), el Sol Invictus, se alabaría a Jesús. Fue clave para convertir a los romanos al catolicismo.

Las semanas de máxima joda, con un nuevo nombre. Lo mismo hicieron con los germanos, escandinavos, aztecas e incas, todos celebraban en las últimas semanas de Diciembre por el Solsticio, unos de invierno, otros de verano, así que les fue fácil a los cristianos hacerles cambiar el nombre.

Hoy hasta los ateos nos terminamos reuniendo para navidad, y nadie dice “che, nos juntamos para los saturnales?”. Lo interesante es que en definitiva, todas las religiones se apoyaron en el sol y crearon su historia, pero como siempre ocurre, los mejores vendedores, perdón, los mejores vencedores, escriben la historia.

Publicado primero en Facebook

Publicaciones relacionadas:

El consumismo ridículo en las fiestas de navidad y año nuevo

Sobre la conquista capitalista y el soft power yankie en la navidad

Estás haciendo algo por el mundo?

¿Estás haciendo algo por el mundo?

Seriously.

Cómo me dijo un amigo hace unos días “hay personas  que están trabajando para llevar humanos a Marte”.

La vida es demasiado valiosa como para sólo ser parte del sistema de trabajar,  generar $$$ y luego consumir. En algún punto uno debería poder hacer algo para cambiarle sustancialmente la vida a al menos un millón de personas, en la actualidad o en el futuro.

La política parece ser el ámbito más idóneo, ¿hay otros? Seguro que si. La clave es encontrar algo que a uno le apasione y que le mejore la vida a una cantidad razonable de personas.

En algún momento hay que empezar. El insight ya está.

Sobre los concursos de emprendedores

Ningún concurso de emprendedores o de proyectos, o de startups, hace públicas las métricas que determinan si ganar un concurso hace que en la realidad alcance una mayor probabilidad de éxito.

Peor aún, estos concursos le hacen creer a muchísimas personas que la verdadera escena del emprendedor es el concurso, cuando la verdadera escena es el mercado.

Terminé el DPME 2016

Hoy terminó un ciclo excelente.

Fueron 4 meses aprendiendo junto un diverso grupo humano de excelente calidad, en el IAE Business School.

El DPME es un entrenamiento súper recomendado para todos los emprendedores y dueños de pymes que están leyendo esta publicación, que no tienen mucho tiempo, pero quieren profesionalizar las organizaciones que gestionan.

Lo mejor: calidad docente y de staff de alto nivel, un espacio increíble, networking, pero sobre todo, el encuentro con partes de uno mismo; con el desconocimiento, con la duda, y con el conocimiento.

Interesante: Todos dominamos más un área que otra, por lo tanto uno está empujado constantemente de la zona de confort.

IAE Business School DPME 2016

¡Recomendado! Ahora, a implementar.

Los argentinos, Messi y la babosa cerebral

Los argentinos tenemos una babosa cerebral en la cabeza. Nos hace enfocarnos en el “fútbol” y funciona como una droga que tapa todos los problemas, y que además, la tratamos de la misma forma que al resto de nuestra realidad.
Veamos…
Babosa Cerebral
Si en vez de utilizar los carteles de LED del subte para pedirle a Messi que se quede.
Captura de pantalla 2016-06-29 14.18.14
Si en vez de utilizar los carteles del tránsito para pedirle a Messi que se quede:
Captura de pantalla 2016-06-29 14.18.06
Si en vez de los periodistas usar tantas palabras para pedirle a Messi que se quede.
Cl_BzX9WkAEmnrp
Si en vez de nosotros usar nuestro tiempo en pedirle a Messi que se quede.
Captura de pantalla 2016-06-29 14.24.48
Si en vez de hacerle una estatua a Messi para que se quede.
5773c246b6466
Si en vez de eso, nos hubiéramos enfocado en pagarle el tratamiento de 1.000 USD cuando lo necesitó, y lo hubiéramos apoyado cuando estaba empezando en su actividad, quizás no se hubiera ido tan rápido de Argentina.
En mi opinión, el pibe no está pudiendo darle a la selección el éxito que no le dieron a él, igual, no es éste el punto de la publicación.
Estamos inmersos en un sistema que expulsa a los cracks, y que los deseamos cuando ya no los tenemos. Hay un sinnúmero de casos a nivel político, deportivo, médico, empresarial, y profesional que pueden dar fe de esta afirmación.
En el ambiente del fútbol, no es sólo Messi, a Maradona también lo abandonó el sistema, cuando cayó en la drogadicción, y a Riquelme también cuando renunció por la presión desmedida por ser diferente jugando al fútbol.
Pero somos así. Tenemos una babosa cerebral, que nos impide ir a la causa raíz de los problemas, entonces los vamos intentando resolver a medida que aparecen, cuando ya es tarde.
Tan eficiente es esta babosa, que en vez de tener planes para retener y apoyar a los talentos, utilizamos los carteles de tránsito para hacerlo.
Y al utilizar los carteles, nos olvidamos que en Argentina, en sólo 30 días, se mueren más personas por accidentes de tránsito que todos los asesinados por el terrorismo en Europa en el último año.
Mientras sigamos viviendo con esa babosa cerebral, no vamos a dejar de ser subdesarrollados.