Sobre la conquista capitalista y el soft power yankie en la navidad

Después de un 2013 pésimo estoy bastante escéptico y me siento un poco afuera de los festejos, eso hace que me pregunte más por algunas cosas que puedo ver más claramente gracias a esa lejanía.

En algún momento de la historia, el mensaje del deseo de la difusión del amor de Jesús se vio reemplazado por el mensaje conductista-capitalista “portate *bien* y papa noel te va a traer un regalo”. Entonces todos salimos corriendo a los shoppings, la gente se empuja, se tira el auto encima, se putea, no entendimos nada.

Se ve más claro el tema de los regalos pensándolo desde la dialéctica del amo y el esclavo con los chicos: portate como quiero que te portes, tengo dinero (tengo poder), te hago un regalo (reforzamiento positivo de Skinner) para que continúes en la misma sintonía.

Hoy, todos nos olvidamos del verdadero sentido de la navidad y el Soft Power yankie vuelve a conquistar nuestros momentos.

No nos dimos cuenta!. Nos injertaron formas de pensar, de comprar, de desear.

Seguiremos adornando arbolitos de navidad que son pinos (un árbol que fue traído por extranjeros a america del sur), comiendo frutos y semillas de invierno, mostrando un papa noel además abrigado y encima, festejando a destiempo porque somos GMT -4 en vez de -3.

Somos más los que vamos a los shoppings que los que donamos ropa que nos sobra o que les llevamos comida a quienes más la necesitan.

El capitalismo se apropia de los significados.

Capitalismo mata religión.

Hoy vivimos una iglesia que hace para incrementar el dinero de sus arcas envía a niños durante las misas a pedirle dinero a sus familias, y una iglesia que para poder ver a las figuras de santos, vírgenes y apóstoles hay que introducir monedas (lo ví en Colombia) o para ingresar a una catedral tenés que pagar 5 euros (lo ví en Barcelona). Pero me acuerdo que según la biblia, Jesús expulsó a los mercaderes de la iglesia a latigazos e insultos. La iglesia, también fue conquistada por el capitalismo.

Terminamos creyendo que lo importante es Papa Noel y no un tipo (que no importa si existió o es una creación colectiva, claramente lo clave son las enseñanzas y los mensajes en gran proporción que permiten sostener ciertos valores en una sociedad) llamado Jesús, creemos que lo importante son los regalos y no los momentos con la familia y los seres queridos, creemos que lo importante es hacer explosiones ruidosas con pirotecnia (pensamiento concreto) en vez que la explosión sea simbólica de renovación y creación de nuevos proyectos, que remitan a la primer explosión de nacimiento del universo (Big Bang) pero que fue de creación y no de destrucción (Cien Fuegos).

El sitio más visitado de Argentina, con oficinas locales, insiste en hacernos creer que estamos en invierno 😉

Screen shot 2013-12-25 at 11.47.23 AM

Ahora sí: Merry Christmas!

Un comentario en “Sobre la conquista capitalista y el soft power yankie en la navidad”

  1. Hay mucha verdad en lo que decís, pero no creo que sea algo que nos afecte desde hace poco, sino desde hace muchos años. También creo que cada familia es una isla y los valores que se inculcan en cada una hacen la diferencia, no todos somos tan desatadamente consumistas, ni nos interesa usar las fiestas para comprarnos todo, comernos todo o matarnos en las rutas. Hay que saber ver las diferencias y destacarlas, porque en el comentario apocalíptico si no hay un modelo o ejemplo, queda un vacío difícl de llenar. Las iglesias, los que somos católicos y practicamos la fe, también sabemos que no hay milagros a cambio de monedas, pasa por otra parte la verdadera fe. Pero también sabemos que ayudando con una monedita a una parroquia estás ayudando a un comedor. Viste cuando se dice que si el Vaticano donara todos su tesoros…se daría de comer a la humanidad hambrienta? Es cierto, alcanzaría para un día. Pero esos tesoros, capitalistamente hablando, son la forma de aseguro que tienen miles de obras de caridad de todo el mundo para dineros y prestamos que las mantienen. Hay oropeles en el Vaticano? Seguro. Pero creo que hay que destacar la diferencia entre el año pasado y este año. Hay una diferencia muy positiva. Sigo insistiendo, de vez en cuando hay que ver el ejemplo, lo bueno, destacarlo. Para que cada día seamos más los pulcramente sujetos a una ética interior que nos impida volvernos locos porque no hay policía en la calle y nos convirtamos en los verdugos de nuestros vecinos. Yo vivo sola, en mi casa no se arma arbolito, ni se cuelgan guirnaldas, y recuerdo mucho y con mucho cariño cuando eso era tradición porque había familia que ya se fue. Paso las fiestas con mi familia pero ya nada es igual al pasado, los chicos reciben ropa que generalmente es motivo de risas, porque así esta como pactado, hacernos regalos ridículos para matarnos de risa. Pero extraño a mi vieja tomándose el trabajo de comprarnos a cada uno de nosotros lo que más necesitaba. Extraño a mi viejo llegando con el paquete de libros que me volvían loca. Todo depende de quien, de cuándo, de cómo. Hay de todo en la viña del señor. Y los que viven para el consumismo sin sentido son los mismos que viven para la falta de espiritualidad y se emborracha al punto de olvidarse del tema central de la navidad. Yo creo en Dios recién nacido como una promesa de cruz y redención. Despues de más de dos mil años creo que existió un hombre que vino a hacer una diferencia, y creo que como yo hay muchos que siguen pensando que ese hombre produjo un cambio. Los shoppings y centros comerciales no van a quitarle a ese Hombre sus méritos. No para mí, no para mi familia y ciertamente no para la humanidad en su conjunto. Utopía? Tal vez. Pero tan mía que es sagrada por origen y por convicción. Feliz Navidad y un mejor 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *