Una vuelta de tuerca para las redes sociales

Son necesarias más redes sociales basadas en intereses.

Cuando era adolescente e iba al colegio y escuchaba preguntas como: “¿Carlos Gardel era gay? ¿Sarmiento tuvo muchos hijos? ¿Maradona apareció drogado en la TV?” me hervía la sangre porque no importaba, lo que esas personas marcaron en la historia como relevante, nada tiene que ver con su vida personal.

En Internet, pasa algo similar.

A mi me interesa saber los aportes musicales de Gardel en su contexto histórico, por qué Maradona fue un crack adentro de la cancha y cómo Sarmiento convirtió a un país analfabeto en uno de los más educados del mundo, lo demás es ruido, grasa, y no aporta valor: No me importa la opinión de Maradona sobre política, ni los hijos de Sarmiento, ni la orientación sexual de Gardel.

Ahora enfoquémonos por un minuto en los 4 social network sites (SNS) más populares del mundo: Twitter, Facebook, Instagram y LinkedIn.

En todos los casos, es necesario agregar o seguir a un contacto para poder recibir luego el contenido que genera ese contacto.

Pero: ¿Realmente nos interesa todo el contenido que genera ese contacto?

No evidentemente.

A todos nos ocurre que seguimos a alguien porque compartimos algún interés puntual pero posiblemente no compartamos muchos otros, y con muchos, nos referimos a la mayoría. Sin embargo, estamos obligados a leer todo lo que publica y no solo lo que nos interesa.

Ocurre un equivalente a lo que me pasaba en el colegio cuando contaban sobre la cantidad de ambientes que tenía la casa donde vivía Sarmiento y si tenía hijos, cuántos tuvo, etc, cuando eso no era lo importante.

Por ejemplo, si sigo a alguien porque es crack en big data, ¿por qué tengo que tolerar sus tweets con sus opiniones políticas? Si sigo a alguien porque me interesa su visión sobre el uso de Internet y el psicoanálisis, ¿por qué tengo que tolerar sus tweets sobre las series o el fútbol que mira? Si alguien me sigue porque le interesa mis tips sobre web hosting, ¿por qué tiene que tolerar ver como hago una limonada en Instagram?

El punto es que seguimos a una persona por un punto común de interés pero luego, digamos el 90% -o más- de lo que leemos en el timeline es ruido y no nos aporta el valor que buscábamos.

Más aún, con Instagram y Twitter modificando sus algoritmos a lo News Feed de Facebook, cada vez las plataformas deciden que contenidos mostrar más y cuáles menos o no mostrar, con lo cual nuestra percepción de la realidad se ve intervenida por el algoritmo matemático de una corporación multinacional a la que llamamos todos “redes sociales”. Por lo tanto, ya no solo están en juego los intereses de quien produce la información -a quien seguimos- sino que también están en juego los intereses de los SNS a través de su algoritmo.

¿Y nuestro interés? ¿Y la verdadera razón por la que seguimos a alguien? Queda olvidada.

Queda olvidada porque los SNS generan una demanda y una adicción tal que nos hace olvidar el motivo lógico por el cual seguimos a alguien: el punto de interés que teníamos en común con la persona a quien seguíamos. ¿O nunca te pasó que abriste Facebook o Twitter para ir a ver algo específico y terminaste mirando otra cosa? Son más poderosos que nuestra voluntad, nos gobiernan a un nivel inconsciente y pulsional, superior al de la voluntad.

Ahora bien, podrás decirme que los hashtags pueden estar asociados a nuestros intereses: Los hashtags en este sentido no sirven porque no todas las publicaciones tienen hashtags ni tampoco en todas las SNS puedo filtrar para seguir hashtags de las personas que sigo, entonces la realidad es que encuentro data poco valiosa en ellas.

Excepciones a esta problemática son Quora y Pinterest, dos SNS nacidas en el 2009 que permiten seguir topics y personas. Sin embargo, Pinterest está más orientada a productos que tienen prevalencia visual y física, y Quora está orientada a preguntas y respuestas (un Google Answers o Yahoo! Answers pero con más nivel intelectual).

En conclusión, me encantaría participar en un SNS que fuera un mash-up entre Twitter y Quora. Que uno pudiera seguir a personas pero sólo por sus intereses. Y cada persona al momento de publicar tenga que taguear o categorizar obligatoriamente su publicación para que sólo las vean quienes quieren seguir a esa persona por determinado interés.

Entonces, en mi caso por ejemplo podría crear mi cuenta y elegir los topics: #life #politics #entrepreneurship #marketing #neolo y que todo lo que publique tenga que taguearlo con alguna de esas palabras. De esa manera, cuando por ejemplo publico con el tag #marketing, alguien que solo le interesa mi vida personal #life, no vea la publicación con #marketing.

2 comentarios en “Una vuelta de tuerca para las redes sociales”

  1. esta buena la propuesta, pero tendria que ser una red social de en la que los creadores de contenidos sean profesionales o minimamente sean responsables de hacer eso, sabemos que el usuario en su vida va a tomarse ese trabajo y/o respetarlo, entonces la red social deberia segmentarse, entre usuarios de carcter “seguidores” y usuarios de caracter “creadores de contenidos” en el que sino cumplen en marcar el tag correspondiente tengan una sancion. Viable pero complicado creo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *