Sensaciones del salón del automóvil

Hace unos días fuí al salón del automóvil que se desarrolló en Buenos Aires, Argentina. Al margen que me pareció muy lindo todo y me parece fantástico este tipo de movimientos que sin duda son un éxito porque asistieron 240.000 personas (a un valor promedio de $25) la entrada fueron mínimo 6 millones de pesos de facturación por entradas en unos pocos días, además de lo facturado a cada marca de automóvil por la puesta de los stands.

Como amante de BMW realmente me dolió que la marca no estuviera presente, además de Mitsubishi, Subaru, KIA, Chery, Maseratti, Hyundai, Jaguar, Land Rover, Volvo… todas marcas que como se encuentran con serios problemas de importación decidieron no participar en el evento, quizás nos de la pauta que posiblemente estén planeando una retirada del país (?) son simplemente rumores pero no dejan de ser preocupante que productos de calidad se vayan del país y no exista nada de calidad que los reemplace.

En realidad, quería hacer hincapié en una impresión que tuve en el salón y era la cantidad de gente sacando fotos a autos como Peugeot 307 CC, VW Vento, autos que en Argentina podemos decir que están lindando con una gama alta, cuando en sus paises de origen (Francia, Alemania) e inclusive en Estados Unidos, son autos de clase media y prácticamente cualquier habitante puede acceder a ellos a través de financiación o leasing.

Okey, voy a compararme con países que tienen un PBI mucho más alto que el nuestro, pero si voy a comparar mi país con otro, quiero que sea con los mejores, no con los medios o los peores.

Un ejemplo concreto es en el stand de Chevrolet, el auto estrella que ya ni se encuentra en el catálogo de venta del sitio web de Chevrolet Argentina es el Chevrolet Camaro. Un vehículo que en Argentina hasta hace unos meses estaba en un precio de 45.000 USD mientras que en USA se lo puede comprar por 22.000 USD o bien con un leasing mensual de unos 300 USD. Es decir, muy posiblemente vos con tu sueldo argentino en pesos podrías hasta pagar el leasing en dólares estadounidenses en USA de un auto que en Argentina ni siquiera se vende.

Al margen de los juegos y entretenimientos que hubo en el stand de Chevrolet (claramente fue el más visitado y que dió más que hablar) no es curioso que uno de las atracciones sea un Camaro volador, hecho con un material muy liviano y unas hélices en la parte inferior del auto que lo manejaban a control remoto y volaba por el salón (ver foto). Si me atrevo a interpretar fuera de contexto y como psicólogo barato podría pensar que eso es un claro reflejo de los productos que podemos encontrar a disposición de la mayoría en el mercado argentino, vehículos con precios inflados y multiplicados muchísimas veces de lo que deberían valer, vehículos que son globo, que adentro tienen aire pero que desde afuera aparentan ser excelente, pero en realidad, no dejan de ser simbólicamente juguetes inflables.

Por qué tenemos que promediar para abajo? Por qué mientras en Argentina nos sacamos fotitos con autos que el 95% de la población nunca va a poder tener, en otros países más desarrollados puede acceder la mayoría de la población? Qué estamos haciendo mal para sacarnos fotos subidos a un auto de exposición mientras que en otro país podrías vos mismo manejarlo todos los días para ir a estudiar o trabajar?

Si vamos a promediar, que sea para arriba.

5 thoughts on “Sensaciones del salón del automóvil”

  1. A ver, Argentina pertenece al selecto grupo de países que “fabrican autóviles, que no son mas de 30, por lo que deberíamos tener precios sumamente competitivos a causa de ello, como sucede con los celulares y los demás aparatos electrónicos que también “se fabrican” en nuestro país.

    AH, QUE NO?

    Entonces cual es el beneficio de fabricar los autos en argentina y cuesten al publico el doble de lo que cuesta uno del otro lado del mundo y con el doble de prestaciones…

    🙁

  2. Muy buen analisis, solo un par de “fe de errata”
    1) Los visitantes fueron mas de 550.000 personas (el mas visitado de la historia, posicionandonos entre el top 10 mundial)
    2) El que se vendia en la web de chevrolet, no era el Camaro, sino el Corvette. El camaro nunca estubo (y por ahora, estara) en venta en Argentina.
    3) Dicho textual por las automotrices que no estubieron (una lastima por BMW/Mini/RollsRoyce) fue: “El salon es un festejo, una alegria. Y nosotros, realmente, no estamos contentos como para festejar”.

    El resto, coincido plenamente con vos.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *